La sonrisa es la expresión más genuina del ser humano y una parte esencial de nuestra estética facial. Cuando nuestros dientes no poseen el color, tamaño o posición adecuados, percibimos algo que no nos gusta y que acaba influyendo en la naturalidad o en la confianza con la que sonreímos.


El diseño digital de la sonrisa nos ayuda a detectar cuáles son los puntos a mejorar y genera un modelo con la sonrisa ideal personalizada para que el paciente pueda probarla antes de iniciar el tratamiento: mockup. Y esto esuna gran novedad en la comunicación e información previa al paciente.

Con las Carillas de Porcelana hacemos realidad la nueva sonrisa ideal. Son como finísimas lentes de contacto que se adhieren a la superficie del esmalte sin necesidad a penas de un tallado previo. Consiguen:

-Devolver la juventud a nuestra sonrisa. Se estima que con las carillas de porcelana nuestro aspecto rejuvenece hasta en 10 años. 

-Proporcionar a nuestros dientes el color deseado de un modo definitivo. 

-Reconstruir la estructura desgastada por el paso del tiempo o por un exceso de función. Cuando los dientes anteriores están desgastados apenas se muestran al sonreír y eso contribuye a avejentar nuestra sonrisa. 

-Posicionar cada diente en su lugar ideal. Con pequeñas malposiciones dentarias, pequeñas rotaciones, separaciones entre los dientes... 

-Proteger los dientes desgastados con dentina expuesta. La dentina es 5 veces más blanda que el esmalte y cuando el desgaste ha llegado a esta capa urge cubrirla y protegerla para frenar el avance del desgaste.


Publicado: 14 de Diciembre de 2016